domingo, 5 de mayo de 2013

Concierto del pianista Rubén Lorenzo. Crítica de Luís Bes (Heraldo de Aragón)

CRÍTICA DE MÚSICA

Con la fuerza de un ciclón 

Luis Alfonso Bes.


PULSIÓN muy contundente, adecuada a la gran sala. Los tonos agridulces, mezcla de agitación y sentimiento, que Rubén Lorenzo extrajo con trazo firme y bien definido, transmitieron toda la inestabilidad emocional que Robert Schumann hizo latir en su 'Papillons, op. 2'. Muy bien recreada la gran amplitud armónica en los pasajes de compás ternario, donde la melodía surgió del Steinway & Sons con nitidez meridiana.
Antes, a modo de aperitivo, el zaragozano había tocado un estudio de Claude Debussy El número 11, del libro II, en cuyos arpegios se recreó a placer en un derroche de cruces de manos de precisión incuestionable. Más tarde, las 4 piezas para piano, op. 119' de Johannes Brahms trajeron una mezcla de gracia y de agitación apasionada.
Lorenzo combinó momentos de grandeza expresiva destacada con otros remansados de quietud y lirismo. Un lirismo notablemente expuesto por el aragonés, empleándose a fondo con fogosidad conspicua y entrega artística manifiesta.
Luego llegó la música de Isaac Albéniz, el mejor compositor español para piano (escuchen su 'Corpus Christi en Sevilla'). En esta ocasión, Lorenzo tocó 'España, seis hojas de álbum, op. 165', con duende de expresividad moderada.
La malagueña sonó llena de requiebros bastante bien capeados y con un empuje que pudo tener algo más de raza. Ese zorcico estilizado pudo haber tenido más sabor vascongado.
Sin partituras, Rubén Lorenzo atacaba con el virtuosismo necesario 'Hexamerón', momento cumbre del concierto. Un trabajo cooperativo de Franz Liszt y otros cinco compositores coetáneos suyos. El aragonés mostró mucho carácter desde los graves poderosos del principio, con momentos de enorme marcialidad. Lorenzo, que se crece ante la dificultad, recorrió todo el teclado con la fuerza de un ciclón y asumió riesgos una y otra vez, que es lo que merece el respetable.
Fuera de lo artístico, no es aceptable la diferencia entre las obras impresas en el programa de mano y las anunciadas en la web del Auditorio que incluían 'La romanesca', de Franz Liszt y las 'Variaciones WoO 24, del espectro', de Robert Schumann. Obras sustituidas sin que mediara explicación alguna al respecto.

RUBÉN LORENZO ••••
Programa: 'Estudio n211. Libro II', de Debussy; 'Papillons, op. 2', de Schumann; '4 piezas para piano, op. 119', de Brahms; 'España, seis hojas de álbum para piano, op. 165', de Albéniz; 'Hexamerón', de F. Lizst-S.Thalberg-J. P. Pixis- H. Herz- C.Czerny-F. Chopin. Temporada de la Sociedad Filarmónica. Auditorio de Zaragoza. 2 de mayo de 2013